Logo del XI Congreso de la FEEM.

Jornada internacional por la liberación de los Cinco
Minisitio sobre la Jornada Internacional por la liberación de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos por su labor antiterrorista.

45... ¡Y van más!

El Museo Nacional de la Música

Por Jesús Risquet


Una de las salas del Museo Nacional de la Música.
(Foto:Cortesía del Museo Nacional de la Música.)

En la calle Capdevila No. 1, recibiéndonos a la entrada de La Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad, se encuentra el Museo Nacional de la Música, una típica mansión de principios del siglo XX que fuera construida por un rico comerciante criollo, en el año 1905.

Posteriormente pasó a ser la residencia de otra aristocrática familia cubana hasta el año 1936, cuando fue adquirida por el gobierno cubano de la época para instalar su Secretaría de Estado.

La fachada de la edificación es de sillería con abultadas columnas, imitando el renacimiento italiano. En sus interiores está presente el estilo ecléctico característico de la arquitectura y decorados de la época, pero manteniendo siempre la sobriedad y la elegancia propias de una de las mejores residencias habaneras de principios del siglo XX.

El edificio fue restaurado en el año1981 y desde ese momento quedó establecido allí el Museo Nacional de la Música, institución dedicada al desarrollo histórico de la música y los instrumentos musicales desde el siglo XVI hasta el siglo XX en la Isla.

La rica historia de la música cubana y universal es la razón suprema de su creación.
Sus colecciones atesoran instrumentos musicales folclóricos, instrumentos raros, partituras de piezas fundamentales de nuestro país, máquinas musicales, obras de arte.
Este Museo ha ido formando, poco a poco, desde sus inicios, un interesante acopio patrimonial a través de generosas donaciones de libros, documentos e instrumentos de música que son muy admirados por el público que lo visita.

El rescate de bienes culturales de tipo musical, la grabación, edición y fotografía de estos, la investigación sobre músicos y compositores cubanos, la educación y divulgación de nuestra música a través de cursos, seminarios, charlas, conferencias y visitas dirigidas a la difusión de nuestro patrimonio cultural son los objetivos y actividades fundamentales del Museo Nacional de la Música.

Entre las valiosas partituras de música cubana que atesora el Museo, se encuentran el libreto de la ópera “El Náufrago”, de Eduardo Sánchez de Fuentes, partituras originales de Gonzalo Roig, de Alejandro García Caturla y de Amadeo Roldán, el piano del inolvidable Bola de Nieve y decenas de instrumentos musicales de Cuba y Latinoamérica, cajas de música, viejos fonógrafos, discos metálicos y de pasta, así como numerosos casetes que la institución muestra con el orgullo y la sana alegría que generan las obras nobles y humanas.

En el edificio, la sala Fernando Ortiz goza de gran aceptación porque sus fondos van casi hasta la prehistoria del desarrollo musical de nuestra Isla, con relevantes muestras de las culturas africanas que influyeron en la formación de nuestra nacionalidad y nuestra idiosincrasia criolla.

En general, a la vista del visitante se encuentran colecciones que brindan una amplia información acerca de las transformaciones de la música y los instrumentos musicales en Cuba, de ahí que afirmemos que el Museo de la Música contiene una gran parte de la historia musical cubana que se enriquece constantemente con nuevas donaciones y profundos estudios e investigaciones que prestigiosas figuras de las ciencias y las artes llevan a cabo con las vivencias del pueblo cubano, un pueblo musical por excelencia.

(Tomado de Trabajadores digital)


Subir
Somos Jóvenes Digital
Directora: Marietta Manso Martín, Editora: Alicia Centelles,
Diseño Web y Programación: Carlos Javier Solis, Webmaster: Letty Fernández Chirino,
Casa Editora Abril, 2008
Edición de papel