Logo del XI Congreso de la FEEM.

Los Cinco
Minisitio sobre la Jornada Internacional por la liberación de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos por su labor antiterrorista.


De mi Cuba te cuento


Cuatro hermanos que lo dieron todo por la Revolución

Por Matilde Salas Servando

El matrimonio formado por Manuel Ameijeiras y María de los Ángeles Delgado vivía en el poblado de Puerto Padre, en la zona oriental del país. En ese lugar nacieron sus once hijos, de los que sólo se salvaron siete. En 1935, el padre se fue a España, donde había nacido, y allá murió durante la Guerra Civil. La madre se quedó en el pueblo y con la ayuda de los hijos mayores trató de sacar adelante a la numerosa prole.

Uno de ellos, Gustavo, aprendió el oficio de chofer y transportaba pasajeros desde la terminal de ferrocarril de Puerto Padre y sus hermanos cargaban las maletas de los pasajeros. Tiempo después, una de las hermanas mayores se casó y todos vinieron para La Habana.

Eran tiempos difíciles y Gustavo se convirtió en el guía de la familia; comenzó a trabajar en un garaje y enseñó a sus hermanos los rudimentos de la mecánica. Uno de ellos, Juan Manuel, se unió a los jóvenes que se luchaban contra la tiranía de Fulgencio Batista y participó junto al joven abogado Fidel Castro, en el asalto al cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, donde ofrendó su vida, por el alto ideal de la libertad.

Desde entonces todos los hermanos se volcaron solidariamente hacia el sagrado deber de luchar por un mundo mejor. Fidel y sus compañeros sufrían prisión en el Presidio Modelo, en Isla de Pinos, y empezó a salir subpreticiamente el alegato pronunciado por el líder de la Revolución en el juicio por los hechos del Moncada, titulado La historia me absolverá.

Cuando ya estaba impreso, Gustavo Ameijeiras y su hermano Ángel fueron en un auto prestado, de pueblo en pueblo, burlando a la policía, hasta Santiago de Cuba, en la zona oriental del país, para entregar los folletos al líder clandestino Frank País.

Todos los hermanos Ameijeiras continuaron su heroica lucha con el objetivo de lograr el derrocamiento de la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista. Efigenio fue uno de los 82 expedicionarios que llegó con Fidel a Cuba, a bordo del yate Granma en diciembre de 1956 (1); Salvador guardó prisión en Isla de Pinos por sus actividades conspirativas y Ángel fue asesinado en la capital por esbirros de la tiranía, junto a un grupo de compañeros.

Gustavo no corrió mejor suerte que sus hermanos caídos, pues la policía lo detuvo en Santiago de Cuba y después de torturarlo hasta la muerte, se conoció que sus restos fueron arrojados al mar, el 21 de mayo de 1957.

(1) Al triunfo de la Revolución tenía el grado de Comandante y estuvo al frente del Batallón de la Policía, durante el ataque a Playa Girón.


 

Subir
Somos Jóvenes Digital
Directora: Marietta Manso Martín, Editora: Alicia Centelles,
Diseño Web y Programación: Carlos Javier Solis, Webmaster: Letty Fernández Chirino,
Casa Editora Abril, 2007
Fecha actualización.

Portada de la edición impresa de la revista Somos Jóvenes de  mayo/2011.
Edición de papel


Relación de otros sitios pertenecientes a publicaciones de la Casa Editora Abril.