La revista digital de los jóvenes cubanos.
Botón sección.

Logo del XI Congreso de la FEEM.

Los Cinco
Minisitio sobre la Jornada Internacional por la liberación de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos por su labor antiterrorista.



Si los de atrás corren bien

Por Kalika Kofi
Fotos Wildy

 

Maikel Colón Pichardo.
Maikel es licenciado en Historia por la Universidad de La Habana (2008). Cursa una maestría en Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, el Caribe y Cuba.

Maikel Colón Pichardo (1982) no se molestaría porque dijésemos que conversamos con “un negro”, sin embargo, llamaríamos la atención del lector: en otro caso no solemos indicar que hablamos con “un blanco”. Él es un joven historiador, sincero, creativo. En sus trabajos periodísticos y de investigación, cruza las categorías de género, masculinidad, raza, racismo, discriminación racial y estereotipos, por eso le pedimos la entrevista.

SJ: ¿Qué es la afrodescendencia?

“Resulta complicado dar una definición. Si en otros sitios la epopeya de las luchas por los derechos de los negros se ligó al adjetivo gentilicio, los ‘afrodescendientes norteamericanos’, los ‘afrodescendientes brasileños, colombianos o ecuatorianos’, nuestra idea de nación siempre antepuso las necesidades patrias: ‘Nada pedir como negro’, dijo Antonio Maceo, ‘todo como cubano’”.

SJ: ¿Significa que no es afrodescendiente?

“Nuestros procesos soslayaron el concepto. Luchadores negros que combatieron la discriminación racial, religiosa, política o social en el país se resistieron a pensarse como tales. Fue notorio que en sus proyectos de emancipación, en general obviaran resaltar el nexo con sus ancestros africanos”.

SJ: Entonces no se siente afrodescendiente.

“Soy un negro cubano, tengo formación occidental, y no veo que mi juicio afecte las miras de, en consonancia con la resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU, celebrar desde Somos Jóvenes el Año Internacional de los Afrodescendientes: tampoco niego que en mis raíces subyazca una parte de África, y estoy entre los que en algún momento sentimos la necesidad de resaltar el legado”.

SJ: ¿Atañen sus estudios a la afrodescendencia?

“Los africanos llegaron al archipiélago como esclavos, y después sus sucesores, aunque abolida la esclavitud, siguieron de diversos modos, según el tiempo y las circunstancias, en estados o situaciones de subordinación, vulnerables a todo tipo de prejuicios. En ese sentido, cuando intento rescatar dicha memoria histórica, creo que sí, que contribuyo a la causa de la afrodescendencia.

“No obstante, debo aclarar que el hecho de valerse, en una investigación, de categorías científicas como son raza, racismo, discriminación racial y estereotipos raciales, no significa, per se, que se esté adelantando un estudio sobre la afrodescendencia, máxime considerando nuestra singularidad”.

Maikel es licenciado en Historia por la Universidad de La Habana (2008). Cursa una maestría en Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, el Caribe y Cuba. Fue beneficiario de la Beca de Pensamiento Ernesto Guevara, de la Asociación Hermanos Saíz (2009). Integra la Red Iberoamericana de Masculinidades y el grupo de investigación que auspicia la Cátedra de Género y Comunicación Mirta Aguirre, del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

Pensar como negro
SJ: Usted entrecruza esas categorías con las de género.

“Pertenezco al grupo ‘de las masculinidades’ que integra la red iberoamericana homónima; uno de sus llamados es el de Hombres contra el machismo. Entre los socializadores de los ‘machos’ despuntan el sexo, el deporte y la música; son temas que se abordan allí, unido al de las migraciones.

“En efecto, a propósito de los sectores negros de la población, me empeño en relacionarlos (los temas) con las categorías raza, racismo, discriminación racial y estereotipos raciales. Desde el inicio del trabajo, de la mano de Julio César González Pagés, coordinador de la Red, ese fue un desvelo: cómo asumen las personas negras sus roles de género; en el caso de los hombres, de masculinidad.

“De hecho, la de los estereotipos raciales es una de las categorías que más fuerza adquiere. Cuando uno hace visible un rol determinado, de un hombre negro o una mujer negra, descubre que casi siempre está signado (el rol) por un estereotipo racial”.

SJ: ¿Podría ejemplificárnoslo?

“Hay un cliché sobre los hombres negros relacionado con las dimensiones de sus penes. Otros patrones los clasifican como buenos en el sexo, el baile y el deporte, y es obvio que dichos modelos integran esa asunción de roles —aquí hablamos de los masculinos, que son el objeto de mis estudios. En sentido opuesto, negativo, subsiste la idea de que los negros son menos eruditos, más problemáticos, delincuentes y mujeriegos”.

SJ: ¿Cuál ha sido su trayectoria en este campo?

“Hice mis acercamientos desde la perspectiva histórica. En resumen, hoy doy calor a una investigación, por un lado, y escribí varios artículos, por otro. El trabajo investigativo ‘Las masculinidades y los estereotipos raciales en Cuba: 1898-1912’, será la tesis que expondré ante el tribunal correspondiente para obtener el Máster en Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, el Caribe y Cuba: está en proceso de concreción”.

SJ: ¿Y los artículos?

“Echan luz sobre los nexos entre género, masculinidad, raza, racismo, discriminación racial y estereotipos raciales en Cuba; ayudan a comprender cómo los códigos funcionaron en el pasado y se reciclan y actúan en la vida cotidiana presente.

“Es el caso de ‘Masculinidades a flor de piel: Algunos puntos de encuentro y algo más para su estudio en Cuba’, publicado en Perfiles de la Cultura Cubana, la revista del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello.

“Así saldrá en la revista Dédalo, de la Asociación Hermanos Saíz, ‘Los negros que (no) tiraron la tiza: relaciones de masculinidad en los Independientes de Color en 1912’. También está en edición, por la revista Caminos, del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr., ‘¿Es fácil ser hombre y difícil ser negro? Masculinidad y estereotipos raciales en la prensa en Cuba: 1898-1912’ ”.

El Disco Negro (CD), la más reciente producción discográfica de Obsesión.
El Disco Negro (CD), la más reciente producción discográfica de Obsesión, está íntegramente dedicada a la problemática racial en Cuba. © Cortesía del departamento de Comunicación de la
Agencia Cubana de Rap.

Soñar en azul
SJ: Para usted mismo, ¿es fácil ser negro?

“Es difícil. Más de una vez cargas en tus espaldas viejos prejuicios y convencionalismos que, en el espacio que menos te lo esperas, salen intempestivamente: uno tiende a pensar que en la Cuba de 2011 tales aprensiones habían quedado atrás.

“Sí, es complejo, sobre todo cuando vives la escena donde caminas por la calle, como uno más entre otros jóvenes, y el policía te pide a ti, al negro, la identificación. La anécdota, de tanto oírla, se ha tornado trivial, pero es una realidad y expresa que todavía hay algo en el entorno susceptible de cambio.

“Pienso en mis tiempos de la Universidad de La Habana, la cual no descollaba por su número de alumnos negros. Yo, que durante años jugué baloncesto, cumplí la norma preasignada a las personas negras (ser deportistas), y fui subestimado por más de un profesor: ‘¡Estudiando Historia!’. Quizás ahora se asombren: ‘¡Investiga, escribe y publica!’, o ‘¡Habla en un panel!’.

“Reflexiono, además, sobre los negros y las extranjeras. ¿Es absurdo querer conocer, por el placer de la amistad, a gente de cualquier latitud? Pues pareciera que no tuviésemos derecho. Se supone que si un negro está con una extranjera… es jinetero. Así se lleva uno muchos sinsabores. Por suerte la sociedad se ha ido abriendo a la noción de la diversidad”.

SJ: Alguien dijo metafóricamente que en la carrera de la vida la salida de los negros está más atrás. .

“Mas en la vida real un refrán reza, ‘¡No van lejos los de adelante si los de atrás corren bien!’.Presidida por Heriberto Feraudy, en Cuba tenemos la Comisión de lucha Contra el Racismo y la Discriminación, de la UNEAC, sucesora del proyecto Color Cubano que dirigió Gisela Arandia; y la Cofradía de la Negritud, un proyecto ciudadano conducido por Norberto Mesa, Tato Quiñones y Tomás Fernández Robaina, que se dedica al activismo social.

“La Cofradía tiene varios fines, y uno de ellos es propiciar la iniciativa de la población negra para impulsar su avance en los campos de la vida material y espiritual de la sociedad.

Esa es la cuestión, estar en la carrera, no abandonarla, y menos cuando la Revolución sigue cambiando todo lo que debe ser cambiado.

“Recuerdo un reciente trabajo de Pedro Cubas, joven investigador del Instituto Juan Marinello, quien cursa un doctorado sobre Estudios étnicos y africanos. Se titula ‘Pensaré como negro para soñar en azul’. ¡Qué maravilla! Formarse una opinión como negro, para percibir y entender la infinidad de contrastes, la real diversidad de Cuba”.

En el VIII Congreso de la UJC, Fidel retomó sus palabras pronunciadas en Pedagogía 2003: “La Revolución, más allá de los derechos y garantías alcanzados para todos los ciudadanos de cualquier etnia y origen, no ha logrado el mismo éxito en la lucha por erradicar las diferencias en el estatus social y económico de la población negra, aun cuando en numerosas áreas de gran trascendencia, entre ellas la educación y la salud, desempeñan un importante papel (…) Podemos afirmar que, gracias a la Batalla de Ideas, la vida de los niños, los adolescentes, los jóvenes y la familia cubana hoy no es igual a la de cinco años atrás”.



Subir

 

Somos Jóvenes Digital
Directora: Marietta Manso Martín, Editora: Alicia Centelles,
Diseño Web y Programación: Carlos Javier Solis, Webmaster: Letty Fernández Chirino,
Casa Editora Abril, 2011
Fecha actualización.


Portada de la edición impresa de la revista Somos Jóvenes de  mayo/2011.
Edición de papel


Relación de otros sitios pertenecientes a publicaciones de la Casa Editora Abril.