La revista digital de los jóvenes cubanos.
Botón sección.

Logo del XI Congreso de la FEEM.

Los Cinco
Minisitio sobre la Jornada Internacional por la liberación de los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos por su labor antiterrorista.



Arte


Una obra singular sobre José Z. Tallet

Vivencias y recuerdos resume esta obra testimonial, publicada por la Editorial Letras Cubanas

Por Míriam Zito

José Zacarías Tallet.
Su sección Gazapos en la centenaria revista Bohemia ha contribuido notablemente a la limpieza del idioma en Cuba.
(Tomada de www.cubaliteraria.com)

”Cosas jocosas en poesía y prosa de la vida de José Z. Tallet ”, publicado por la Editorial Letras Cubanas, es una obra que sin ser autobiográfica, resume paisajes de la vida y obra de este singular periodista y poeta cubano.

En 520 páginas y una veintena de capítulos, su autor Fernando Carr Parúas recrea de forma testimonial mediante hechos, vivencias y recuerdos, la personalidad de este hombre reconocido por su jocosidad y afilado verbo.

“Todo es narrado por Tallet, cuenta Carr Parúas, durante las tardes de los dos días de la semana que durante veinte años trabajamos juntos en cuestiones del idioma”.

Nacido en Matanzas el 18 de octubre de 1893, en sus 96 años de existencia Tallet escribió poemas, crónicas e infinidad de artículos con una originalidad tal, que dejaron honda huella en la literatura y el periodismo cubanos.

Con estudios primarios y algunas asignaturas de los secundarios, latín y griego en los Padres Paúles de su ciudad natal, entre 1912 y 1915 asistió en el Heffley Institute of Comerce, de Brooklyn, donde se graduó de contador y perito mercantil.

“De su adolescencia y juventud la obra recoge vivencias de su madre, su abuela y su tata, canciones, adivinanzas, así como de su etapa estudiantil, y más tarde evoca muchos recuerdos en que están presentes personalidades de la cultura cubana”, explica el autor de “Cosas jocosas…”.

Durante su estancia en Estados Unidos hasta 1917, Tallet sienta las bases de su cultura autodidacta y llega a dominar diversas disciplinas, en particular Historia y Lengua Española.

De regreso a La Habana, trabaja como oficinista, tenedor de libros, secretario, cajero y escribiente, hasta que en 1926 ingresa profesionalmente en el periodismo, labor que no abandonaría nunca.

José Z. Tallet fue traductor de cables, jefe de departamento y director del magazine del periódico El Mundo (1927-1933); subdirector del diario Ahora (1933-1935); editorialista de El noticiero mercantil (1936); redactor de la revista Baraguá (1937), así como articulista y cronista en El País y El Mundo durante muchos años.

Pero además, perteneció al consejo de dirección de la revista Venezuela Libre (1925), fue editor de la Revista de Avance (1927-1928) y colaboró con diversas publicaciones.

En 1922, Tallet establece contacto con la avanzada de la intelectualidad cubana, y junto a ella participa en acciones que sacuden a la sociedad en la llamada “década crítica” (1923-1933): la Protesta de los Trece, la Falange de Acción Cubana, el Grupo Minorista, el Movimiento de Veteranos y Patriotas, la Universidad Popular “José Martí” y la Liga Antimperialista.

Escribe en 1928 “La rumba”, uno de los primeros textos de la poesía negra, que difundiera internacionalmente Berta Singerman. Sin embargo, hasta 1951 en que aparece “La semilla estéril”, no logra ver su poesía reunida en un libro.

Por su prestigio intelectual, integra, desde su fundación en 1943, el claustro de profesores de la Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling” y en 1959 fue nombrado su director.

Un año después dirige un departamento de Política Regional en el Ministerio de Relaciones Exteriores y ocho años más tarde se retira oficialmente del periodismo, pero mantiene sus colaboraciones con la sección Gazapos de la revista Bohemia, labor que comenzó en El Mundo para contribuir a la limpieza del idioma español.

Evitemos gazapos
Desde el punto de vista personal, de Tallet le queda al autor de ”Cosas jocosas…” una amistad entrañable y la admiración por una persona que califica de genial.

Profesionalmente, le trasmitió y enriqueció ese interés por las raíces y la limpieza del idioma, labor en la que Carr Parúas continúa dedicándole todo el tiempo posible.

En el largo período de trabajo juntos, culminaron entre ambos “Evitemos gazapos y gazapitos”, publicado en 1985 por la Editorial Letras Cubanas.

Editor en Ciencias Sociales, después en Gente Nueva y más tarde trabajando en la Editorial Orbe, es que Fernando conoce a Tallet: “Ya yo tenía interés por la cuestión del idioma, y Tallet con sus Gazapos me interesó más sobre el tema. Empezamos una relación muy fructífera, de una gran amistad”.

Aunque remiso a reconocerlo, Carr Parúas, continuador de la obra de Tallet, mantiene su colaboración con la sección Gazapos de la revista Bohemia, y por más de un lustro se encargó de la sección de Gazapos Técnicos en la revista Juventud Técnica, de la Casa Editora Abril.

Jubilado ahora, pero jamás retirado, según sus propias palabras, reeditó por cuarta vez en la edición 17 de la Feria Internacional de Libro, su “Diccionario de Términos de Escritura Dudosa”, elaborado junto con su compañera Moralinda del Valle, que junto con “Cosas jocosas en poesía y prosa de la vida de José Z. Tallet” está a disposición del lector acucioso en 44 librerías de la capital cubana.

En cartera aún le queda mucho por hacer, y prepara cuatro diccionarios: uno sobre Fraseología cubana, el de la Refranística cubana, otro acerca de los gentilicios cubanos y uno muy especial sobre cómo denominan en Cuba las características de las personas.

“En Brasil, dice, con 130 ó 140 millones de habitantes, un afamado folclorista encontró 50 formas diferentes para decir morirse, y yo tengo ya más de 500, en esta islita con 11 millones de habitantes.

“También estamos trabajando en otros cuatro libros, que quizás salgan primero que los diccionarios, relacionados con Gazapos generales I y II, un tercero con Cubanismos y Americanismos, y un cuarto con Gazapos de ciencia y técnica”.

Lector inveterado y trabajador incansable, Carr Parúas invita a disfrutar de esta obra sobre José Zacarías Tallet, prominente figura de las letras cubanas, quien en 1981 recibiera la orden Félix Varela, en 1984 el Premio Nacional de Literatura, a la vez que se le otorgó el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de La Habana.

Significativo es que por su contribución al periodismo, mereció la medalla Julius Fucik, entregada por la Organización Internacional de Periodistas.

Subir
Somos Jóvenes Digital
Directora: Marietta Manso Martín, Editora: Alicia Centelles,
Diseño Web y Programación: Carlos Javier Solis, Webmaster: Letty Fernández Chirino,
Casa Editora Abril, 2008
Fecha actualización.


Portada de la edición impresa de la revista Somos Jóvenes de  mayo/2011.
Edición de papel


Relación de otros sitios pertenecientes a publicaciones de la Casa Editora Abril.